Hombres lobo en algunos países


La creencia de que una persona puede transformarse en lobo esta en casi todas las culturas del mundo, entre las que podemos mencionar: 

ARGENTINA: Lobisón es la palabra para llamar al hombre lobo en el norte de Argentina, es el séptimo hijo varón, cuando se convierte en una criatura, con mucho pelo que se asemeja a un lobo, éste vaga por las colinas y montañas y se alimenta principalmente de carroña, pero si se cruza con un ser humano lo atacará y si sobrevive se convertirá en lobisón, otra forma de convertirse en lobisón.

En principios de 1900 la leyenda del séptimo hijo varón estaba tan extendida por la República que causó muchos abandonos de bebés como también que muchos se dieran en adopción, y se dice que en algunos casos los padres mataron a sus propios hijos. Debido a esto se promulgó una ley en 1920 a través de la cual el Presidente de la Nación es el padrino del séptimo hijo varón de una familia, con esto el Estado le da al niño una medalla de oro en el día del bautismo y una beca para sus estudios hasta los 21 años de edad. Supuestamente esto terminó con el fenómeno de las familias que abandonaban a sus hijos.

La ley tiene todavía sus efectos pero ya es una tradición popular que el Presidente apadrine al séptimo hijo varón.

BRASIL: Bastante parecida a la leyenda argentina en Brasil el séptimo hijo varón se convertirá en lobisomen por primera vez cuando cumpla 13 años solamente por dos horas desde la medianoche hasta la dos de la mañana, durante los viernes de la Cuaresma.

FINLANDIA: Generalmente en Finlandia una persona se convierte en hombre lobo por un hechizo que le hace una bruja a una persona, y son hombres lobos durante días y noches hasta que acaba el hechizo, la forma de romper el hechizo es que una persona lo reconozca y lo llame por su nombre o le de pan para comer.

MEXICO: Se llaman nahual, y es básicamente una leyenda azteca esencialmente se trata de un hechicero capaz de transformarse a voluntad en un coyote negro, en los tiempos pre hispánico fue una leyenda en la que creían muchas personas. Aun cuando los conquistadores españoles no creyeron mucho en esta leyenda sí estaban muy influenciados por leyendas europeas sobre hombres que se transforman en lobos.

Aún hoy en día hay varios grupos indígenas que creen que las personas pueden voluntariamente transformarse en coyotes u otros animales a través de la magia y la hechicería. De acuerdo a las creencias actuales las personas pueden transformarse en animales salvajes haciendo las siguientes cosas: saltando encima de una cruz de madera; entrar en un sueño profundo envuelto en una piel de animal o cubriéndose el cuerpo con un ungüento hecho con hierbas.No todos tienen la capacidad de transformarse en animales, sólo tienen esta capacidad algunas personas, aparte también tienen que ser hechiceros experimentados.

RUSIA: La persona que desea transformarse en hombre lobo, se interna en un bosque y clava un cuchillo de cobre en un árbol y baila alrededor de este mientras canta determinados conjuros, después de realizar este conjuro el espíritu del lobo tomará su alma.

Infiernos del hinduismo

Los primeros textos como el Rig Veda no tienen una descripción detallada de Naraka. Es simplemente un lugar del mal y un pozo sin fondo oscuro. El Atharvaveda describe un reino de la oscuridad, donde asesinos están confinados después de la muerte. El Shatapatha Brahmana es el primer texto de mencionar el dolor y el sufrimiento de Naraka en detalle, mientras que el Manu Smriti comienza nombrando los múltiples infiernos. Las epopeyas también describen el infierno en términos generales como una selva densa y sin sombra, donde no hay agua y no hay descanso. Las almas tormento yamadūtas sobre las órdenes de su amo.

Los nombres de muchos de los infiernos es común en los textos hindúes; Sin embargo, la naturaleza de los pecadores atormentados en infiernos particulares varía de un texto a otro.
 
El resumen de veintiocho infiernos descritos en el Bhagavata Purana y el Devi Bhagavata Purana son los siguientes: 



Tamisra (oscuridad): Está dirigido a una persona que agarra otro de la riqueza, la esposa o los hijos. En este oscuro reino, él está limitado con cuerdas y muerto de hambre, sin agua ni comida. Él es golpeado y reprochó por Yamadutas hasta que se desmaya.
Andhatamisra (ciego-oscuridad): Aquí, un hombre - que engaña a otro hombre y disfruta de su esposa o hijos - es atormentado en la medida en que pierde su conciencia y de la vista. La tortura se describe como cortar el árbol de raíz.
Raurava (miedo o el infierno de ruru s): Según el Bhagavata Purana y el Devi Bhagavata Purana, que se asigna a una persona que se preocupa por su propia y la de su familia buena, pero perjudica a los demás seres vivos y siempre está envidioso de los demás. Los seres vivos afectados por un hombre tan toman la forma de bestias semejantes a serpientes salvajes llamados ruru s y la tortura esta persona. El Vishnu Purana estime pertinente infierno por testimonio falso o que la comete.
Maharaurava (gran-temeroso): Una persona que se entrega a expensas de otros seres está afligido por el dolor por una feroz ruru s llamados kravyada s, que comen su carne.
Kumbhipaka (cocinado en una olla):. Una persona que cocina animales y aves se cocinan vivos en aceite hirviendo por Yamadutas aquí, para todos los años que había pelos en el cuerpo de sus víctimas animales
Kalasutra (rosca de los Tiempos / Muerte): El Bhagavata Purana asigna este infierno a un asesino de un brahmán (la casta sacerdotal hindú), mientras que el Devi Bhagavata Purana lo asigna a una persona que no respeta a sus padres, mayores, ascendientes o brahmanes. Este reino está hecha de cobre y extremadamente caliente, calentado por el fuego de abajo y el sol caliente roja desde arriba. Aquí, el pecador se quema desde dentro por el hambre y la sed y el exterior de calor latente, si duerme, se sienta, se levanta o se ejecuta.
Asipatravana / Asipatrakanana (bosque de hojas de espada): El Bhagavata Purana y la reserva Devi Bhagavata Purana este infierno para una persona que se desvía de las enseñanzas religiosas de los Vedas . y se entrega a la herejía  El Vishnu Purana declara que lasciva la tala de árboles conduce a este infierno. Yamadutas los golpearon con látigos mientras tratan de huir en el bosque donde las palmeras tienen espadas como hojas. Afligido por la lesión de látigos y espadas, se desmayan y claman por ayuda en vano.
Shukaramukha (boca de cerdo): Contiene los reyes o los funcionarios gubernamentales que castigan a los inocentes o conceden el castigo corporal a un brahmán. Yamadūtas aplastarlo como la caña de azúcar se tritura para extraer el jugo. Él va a gritar y gritar en agonía, al igual que el inocente sufre. 
Andhakupa (bien con la boca oculta): Es el infierno donde una persona que daña a otros con la intención de malicia y daña a los insectos se limita. Es atacado por los pájaros, animales, reptiles, mosquitos, piojos, gusanos, moscas y otros, que le priven de descanso y le obligan a correr de aquí para allá.
Krimibhojana / Krimibhaksha (gusano-comida): Según el Bhagavata Purana y el Devi Bhagavata Purana, es que una persona que no comparte su comida con los invitados, los ancianos, los niños o los dioses, y egoístamente lo come solo, y el que come sin realizar los cinco yajñas (panchayajna) está castigado. El Vishnu Purana declara que aquel que aborrece a su padre, brahmanes o los dioses y que destruye las joyas es castigado aquí. Este infierno es de 100.000 yojana lago lleno de gusanos. El pecador se reduce a un gusano, que se alimenta de otros gusanos, que a su vez devoran su cuerpo durante 100.000 años. 
Sandansa / Sandamsa (el infierno de pinzas): El Bhagavata Purana y el estado Devi Bhagavata Purana que una persona que roba un brahmán o roba joyas u oro de alguien, cuando no está en extrema necesidad, se limita a este infierno. Sin embargo, el Vishnu Purana dice a los violadores de los votos o reglas soportar el dolor aquí. Su cuerpo está destrozado por rojo vivo bolas de hierro y las tenazas. 
Taptasurmi / Taptamurti (estatua de hierro al rojo vivo):. Un hombre o una mujer que se entrega a las relaciones sexuales ilícitas con una mujer o un hombre es golpeado por los látigos y forzados a abrazar figurines de hierro al rojo vivo del sexo opuesto.
Vajrakantaka-Salmali (la ceiba con espinas como rayos / vajras ): Una persona que tiene relaciones sexuales con animales o que haya coito excesivo está atado al árbol Vajrakantaka-Salmali y tirado por Yamadutas de manera que las espinas desgarran su cuerpo.
Vaitarni / Vaitarna (que debe cruzarse): Es un río que se cree para estar entre Naraka y la tierra. Este río, que forma el límite de Naraka, está lleno de excrementos, orina, pus, sangre, pelo, uñas, huesos, tuétano, carne y grasa, donde los seres acuáticos feroces comen carne de la persona. Según el Bhagavata Purana y el Devi Bhagavata Purana, una persona nacida en una familia respetable - kshatriya (guerrero de casta), familia real o funcionario del gobierno - que descuida su deber es arrojado a este río del infierno. El Vishnu Purana asigna al destructor de una colmena o de un pueblo.
Puyoda (agua de pus): Shudras (obreros de casta) y esposos o parejas sexuales de las mujeres y las prostitutas humildes - que viven como animales carentes de limpieza y buen comportamiento - caída en Puyoda, el océano de pus, los excrementos, la orina, moco, saliva y otras cosas repugnantes. Aquí, se ven obligados a comer estas cosas repugnantes.
Pranarodha (obstrucción a la vida): Algunos brahmanes, kshatriyas y Vaishyas (casta de los comerciantes) se complacen en el deporte de la caza con sus perros y burros en el bosque, lo que resulta en la destrucción indiscriminada de animales. Yamadutas jugar el deporte de tiro con arco con ellos como los objetivos en este infierno. 
Visashana (asesino): El Bhagavata Purana y el Devi Bhagavata Purana menciona que Yamadutas látigo una persona, que tiene el orgullo de su rango y de riqueza y sacrificios animales como un símbolo de estatus, y finalmente lo mató. El Purana Vishnu lo asocia con el fabricante de lanzas, espadas y otras armas.
Lalabhaksa (saliva como alimento): Según el Bhagavata Purana y el Devi Bhagavata Purana, un brahmán, un Ksahtriya o un marido Vaishya, que obliga a su mujer a beber su semen fuera de la lujuria y de hacer cumplir su voluntad, se lanza en un río de semen, que se ve obligado a beber.  El Vishnu Purana discrepa diciendo que aquel que come antes de ofrecer comida a los dioses, los ancestros o invitados se trae a este infierno.
Sarameyadana (el infierno de los hijos de Sarama): saqueadores que queman casas y personas envenenadas por la riqueza, y los reyes y otros funcionarios del gobierno que captan dinero de los comerciantes, los asesinatos en masa o ruina de la nación, se echa en este infierno. Setecientos veinte perros feroces, los hijos de Sarama , con dientes afilados, se aprovechan de ellos a instancias del Yamadutas.
Avici / Avicimat (sin agua / sin olas): Una persona que se encuentra bajo juramento o en los negocios, es lanzado en varias ocasiones de cabeza desde una alta montaña 100 yojana cuyos lados son olas de piedra, pero sin agua. Su cuerpo está rota continuamente, pero está seguro de que él no muere.
Ayahpana (hierro-copa): ¿Alguien más bajo juramento o un brahmán que bebe alcohol es castigado aquí. Yamadutas pie sobre el pecho y obligarlos a beber hierro fundido.
Ksarakardama (ácida / solución salina fango / suciedad): Aquel que en el falso orgullo, no honra a una persona mayor que él por nacimiento, la austeridad, el conocimiento, la conducta, la casta o el orden espiritual, es torturado en este infierno. Yamadutas echarlo de cabeza primero y le atormentan. 
Raksogana-bhojana (comida de Rakshasas): Los que practican el sacrificio humano y el canibalismo están condenados a este infierno. Sus víctimas, en forma de Rakshasas , les cortaron con cuchillos afilados y espadas. La fiesta Rakshasas en su sangre y cantar y bailar de alegría, al igual que los pecadores sacrificaron sus víctimas.
Shulaprota (atravesado por una lanza afilada punta / dardo): Algunas personas dan cobijo a las aves o animales que pretenden ser sus salvadores, pero luego les acosan hurgando con hilos, agujas o utilizarlos como juguetes sin vida. Además, algunas personas se comportan de la misma manera a los seres humanos, ganar su confianza y luego matarlos con tridentes afilados o lanzas. Los cuerpos de estos pecadores, fatigados por el hambre y la sed, se perforan con, lanzas afiladas como agujas. Pájaros carnívoros feroces como buitres y garzas desgarrar y Garganta de su carne. 
Dandasuka (serpientes): Lleno de envidia y furia, algunas personas dañan a otros como serpientes. Estos están destinados a ser devorados por cinco o siete serpientes con capucha en este infierno. 
Avata-nirodhana (confinados en un hoyo): Las personas que encarcelan a otros en pozos oscuros, grietas o cuevas de las montañas son empujados a este infierno, un pozo oscuro envuelto con gases venenosos y el humo que les ahoga. 
Paryavartana (volviendo): Un padre de familia que recibe a sus huéspedes con miradas crueles y abusos que se restringe en este infierno. Buitres de mirada dura, garzas, cuervos y aves similares mirada en ellos y de repente volar y arrancar los ojos.
Sucimukha (aguja-cara): Un hombre siempre sospechoso siempre es cauteloso con las personas que tratan de apoderarse de su riqueza. Orgulloso de su dinero, él peca para ganar y para retenerlo. Yamadutas puntada hilo a través de todo su cuerpo en este infierno.
Aunque el Vishnu Purana menciona 28 infiernos, da información sólo acerca de los pecadores condenados en 21 infiernos y no da detalles acerca de los castigos. Los infiernos descritos en el Vishnu Purana, pero no en el Bhagavata Purana y el Devi Bhagavata Purana son los siguientes:
Ródha (obstrucción): Un causante del aborto, un asesino de una vaca, un saqueador o uno que estrangula a un hombre es arrojado aquí.
Sukara (cerdo): Un asesino de un brahmán, un ladrón de oro o un alcohólico y los todos asociados con ellos caer en este infierno.
Tala (candado): Asesinato de un Kshatriya o una Vaishya y el adulterio con la esposa de un líder religioso lleva aquí.
Taptakumbha (ollas calientes): El incesto con la hermana y el asesino de un embajador resultados en tormento en este infierno.
Taptaloha (hierro caliente): que la mujer-seller, un carcelero y uno que abandona a sus seguidores es torturado aquí.
Mahajwala (gran fuego): El incesto con la hija o hija-en-ley trae una aquí.
Lavana (sal): El que maldice a su gurú, gente superior a ellos o los Vedas ir a este infierno.
Vimohana (el lugar de la desconcertante): Un ladrón o aquellos que desprecian las observancias prescritas son atormentados aquí.
Krimisha (infierno de insectos): Aquel que usa la magia para dañar a otros es condenado aquí.
Vedhaka (perforación): El fabricante de flechas es condenado a este infierno.
Adhomukha (cabeza invertida): El que toma sobornos, un astrólogo y el que se rinde culto a los objetos indebidos se cuela aquí.
Púyaváha (donde cae el caso): Un brahmán que vende lac , la carne, el alcohol, la sal; el que comete la violencia y el que come dulces sin compartir cae en este infierno.
Rudhirándha (pozos de sangre): Los luchadores o boxeadores que cometen violencia de entretenimiento, los pescadores, los seguidores de bastardos, incendiarios, envenenadores, informantes, adivinos, traidores, los que tienen coito en los días sagrados tabúes y los que viven fuera de sus esposas la prostitución se echan aquí.
Krishna (oscuro / negro): Un estafador, un intruso y que causa impotencia se cuela en este infierno.
Vahnijwala (llama de fuego): alfareros, cazadores y pastores son castigados aquí.
Shwabhojana (comida de perros): Un estudiante religiosa que duerme en el día y uno que no tenga el conocimiento espiritual y aprende de los niños están condenados aquí.

La puerta negra (Película)

La puerta negra también traducida como Satania (The black Door) es una película-ducumental de terror del año 2001.

La pelicula se desarrolla como un falso documental parecido a la ”La bruja de Blair” pero en este caso vemos entrevistas, voces en Off y un recorrido por la vieja casa antigua donde pasaron los hechos. La pelicula en este sentido es realmente creible y más la famosa cinta que está filmada brutalmente y parece muy real.





La puerta negra (Película) 
(Online)



Los bebedores de sangre: Horacio Quiroga (Audio-relato)


Los bebedores de sangre es un relato del escritor uruguayo Horacio Quiroga, publicado en la colección de cuentos de 1917: Cuentos de amor, de locura y de muerte.



Los bebedores de sangre: Horacio Quiroga 
(Audio-relato)


Los bebedores de sangre: Horacio Quiroga




Los bebedores de sangre es un relato del escritor uruguayo Horacio Quiroga, publicado en la colección de cuentos de 1917: Cuentos de amor, de locura y de muerte.







Horacio Quiroga (1878-1937)

Chiquitos:

¿Han puesto ustedes el oído contra el lomo de un gato cuando runrunea? Háganlo con Tutankamón, el gato del almacenero. Y después de haberlo hecho, tendrán una idea clara del ronquido de un tigre cuando anda al trote por el monte en son de caza.

Este ronquido que no tiene nada de agradable cuando uno está solo en el bosque, me perseguía desde hacía una semana. Comenzaba al caer la noche, y hasta la madrugada el monte entero vibraba de rugidos.

¿De dónde podía haber salido tanto tigre? La selva parecía haber perdido todos sus bichos, como si todos hubieran ido a ahogarse en el río. No había más que tigres: no se oía otra cosa que el ronquido profundo e incansable del tigre hambriento, cuando trota con el hocico a ras de tierra para percibir el tufo de los animales.

Así estábamos hacía una semana, cuando de pronto los tigres desaparecieron. No se oyó un solo bramido más. En cambio, en el monte volvieron a resonar el balido del ciervo, el chillido del agutí, el silbido del tapir, todos los ruidos y aullidos de la selva. ¿Qué había pasado otra vez? Los tigres no desaparecen porque sí, no hay fiera capaz de hacerlos huir.

¡Ah, chiquitos! Esto creía yo. Pero cuando después de un día de marcha llegaba yo a las márgenes del río Iguazú (veinte leguas arriba de las cataratas), me encontré con dos cazadores que me sacaron de mi ignorancia. De cómo y por qué había habido en esos días tanto tigre, no me supieron decir una palabra. Pero en cambio me aseguraron que la causa de su brusca fuga se debía a la aparición de un puma. El tigre, a quien se cree rey incontestable de la selva, tiene terror pánico a un gato cobardón como el puma.

¿Han visto, chiquitos míos, cosa más rara? Cuando le llamo gato al puma, me refiero a su cara de gato, nada más. Pero es un gatazo de un metro de largo, sin contar la cola, y tan fuerte como el tigre mismo.

Pues bien. Esa misma mañana, los dos cazadores habían hallado cuatro cabras, de las doce que tenían, muertas a la entrada del monte. No estaban despedazadas en lo más mínimo. Pero a ninguna de ellas les quedaba una gota de sangre en las venas. En el cuello, por debajo de los pelos manchados, tenían todas cuatro agujeros, y no muy grandes tampoco. Por allí, con los colmillos prendidos a las venas, el puma había vaciado a sus víctimas, sorbiéndoles toda la sangre.

Yo vi las cabras al pasar, y les aseguro, chiquitos, que me encendí también en ira al ver las cuatro pobres cabras sacrificadas por la bestia sedienta de sangre. El puma, del mismo modo que el hurón, deja de lado cualquier manjar por la sangre tibia. En las estancias de Río Negro y Chubut, los pumas causan tremendos estragos en las majadas de ovejas.

Las ovejas, ustedes lo saben ya, son los seres más estúpidos de la creación. Cuando olfatean a un puma, no hacen otra cosa que mirarse unas a otras y comienzan a estornudar. A ninguna se le ocurre huir. Sólo saben estornudar, y estornudan hasta que el puma salta sobre ellas. En pocos momentos, van quedando tendidas de costado, vaciadas de toda su sangre.

Una muerte así debe ser atroz, chiquitos, aun para ovejas resfriadas de miedo. Pero en su propia furia sanguinaria, la fiera tiene su castigo. ¿Saben lo que pasa? Que el puma, con el vientre hinchado y tirante de sangre, cae rendido por invencible sueño. Él, que entierra siempre los restos de sus víctimas y huye a esconderse durante el día, no tiene entonces fuerzas para moverse. Cae mareado de sangre en el sitio mismo de la hecatombe. Y los pastores encuentran en la madrugada a la fiera con el hocico rojo de sangre, fulminada de sueño entre sus víctimas.

¡Ah, chiquitos! Nosotros no tuvimos esa suerte. Seguramente cuatro cabras no eran suficientes para saciar la sed de nuestro puma. Había huido después de su hazaña, y forzoso nos era rastrearlo con los perros.

En efecto, apenas habíamos andado una hora cuando los perros erizaron de pronto el lomo, alzaron la nariz a los cuatro vientos y lanzaron un corto aullido de caza: habían rastreado al puma.

Paso por encima, hijos míos, la corrida que dimos tras la fiera. Otra vez les voy a contar con detalles una corrida de caza en el monte. Básteles saber por hoy que a las cinco horas de ladridos, gritos y carreras desesperadas a través del bosque quebrando las enredaderas con la frente, llegamos al pie de un árbol, cuyo tronco los perros asaltaban a brincos, entre desesperados ladridos. Allá arriba del árbol, agazapado como un gato, estaba el puma siguiendo las evoluciones de los perros con tremenda inquietud.

Nuestra cacería, puede decirse, estaba terminada. Mientras los perros "torearan" a la fiera, ésta no se movería de su árbol. Así proceden el gato montés y el tigre. Acuérdense, chiquitos, de estas palabras para cuando sean grandes y cacen: tigre que trepa a un árbol, es tigre que tiene miedo.

Yo hice correr una bala en la recámara del winchester, para enviarla al puma entre los dos ojos, cuando uno de los cazadores me puso la mano en el hombro diciéndome:

-No le tire, patrón. Ese bicho no vale una bala siquiera. Vamos a darle una soba como no la llevó nunca.

¿Qué les parece, chiquitos? ¿Una soba a una fiera tan grande y fuerte como el tigre? Yo nunca había visto sobar a nadie y quería verlo.

¡Y lo vimos, por Dios bendito! El cazador cortó varias gruesas ramas en trozos de medio metro de largo y como quien tira piedras con todas sus fuerzas, fue lanzándolos uno tras otro contra el puma. El primer palo pasó zumbando sobre la cabeza del animal, que aplastó las orejas y maulló sordamente. El segundo garrote pasó a la izquierda lejos. El tercero, le rozó la punta de la cola, y el cuarto, zumbando como piedra escapada de una honda, fue a dar contra la cabeza de la fiera, con fuerza tal que el puma se tambaleó sobre la rama y se desplomó al suelo entre los perros.

Y entonces, chiquitos míos, comenzó la soba más portentosa que haya recibido bebedor alguno de sangre. Al sentir las mordeduras de los perros, el puma quiso huir de un brinco. Pero el cazador, rápido como un rayo, lo detuvo de la cola. Y enroscándosela en la mano como una lonja de rebenque comenzó a descargar una lluvia de garrotazos sobre el puma.

¡Pero qué soba, queridos míos! Aunque yo sabía que el puma es cobardón, nunca creí que lo fuera tanto. Y nunca creí tampoco que un hombre fuera guapo hasta el punto de tratar a una fiera como a un gato, y zurrarle la badana a palo limpio.

De repente, uno de los garrotazos alcanzó al puma en la base de la nariz, y el animal cayó de lomo, estirando convulsivamente las patas traseras. Aunque herida de muerte, la fiera roncaba aún entre los colmillos de los perros, que lo tironeaban de todos lados. Por fin, concluí con aquel feo espectáculo, descargando el winchester en el oído del animal.

Triste cosa es, chiquillos, ver morir boqueando a un animal, por fiera que sea, pero el hombre lleva muy hondo en la sangre el instinto de la caza, y es su misma sangre la que lo defiende del asalto de los pumas, que quieren sorbérsela.